La demanda por mano de obra dependerá de la fase en que se encuentre cada proyecto hidroeléctrico

En nota de Las Últimas Noticias, SGA abordó la importancia de la mano de obra y búsqueda de profesionales en la industria energética no convencional. La reciente licitación de suministro eléctrico fue un éxito total. Tanto, que generó un bonito escenario para cientos de profesionales de diversas áreas.

La reciente licitación de suministro eléctrico fue un éxito total. Tanto, que generó un bonito escenario para cientos de profesionales de diversas áreas.

La masiva entrada de nuevas empresas a este mercado -muchas de ellas, multinacionales de la ‘energía verde’- abrirá montones de oportunidades laborales incluso para carreras que no asoman directamente ligadas a esta industria.

A partir del 2021, todas las firmas que se adjudicaron estas licitaciones deberán iniciar sus proyectos de generación a 20 años plazo. Ponerlos en marcha y mantenerlos en operación requerirá diversos perfiles laborales.

Lo confirma Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Asociación de Empresas Eléctricas: ‘Este proceso ha implicado que una parte significativa de la nueva energía que se produzca en el futuro provendrá de nuevos actores, especialmente renovables no convencionales. Esto implicará la necesidad de construir nuevas centrales, especialmente eólicas y solares, con el consiguiente uso de recursos humanos nuevos’.

Los plazos

‘Las empresas que se adjudicaron los contratos de suministro deberían partir con las contrataciones desde el 2019, comenzando por la planificación y financiamiento de sus proyectos desde el 2018’, detalla Alan Poyanco Kovacic, consultor señor de ingeniería y energía de la consultora de RR.HH. Michael Page. En otras palabras, hoy es el momento justo para estudiar o especializarse en carreras ligadas a la energía.

De todo un poco

Esteban Gil, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la USM, aclara que los primeros contratados deberían ser técnicos e ingenieros especializados en temas energéticos. ‘Ellos deberán diseñar, desarrollar y evaluar la factibilidad técnica y económica de los nuevos proyectos, y operarlos una vez se hayan construido’, puntualiza.

Freddy Merino, experto en gestión de la consultora en soluciones ambientales SGA, explica que la demanda por mano de obra dependerá de la fase en que se encuentre cada proyecto. Y ahí el abanico se abre completamente.

‘Por ejemplo, si una central está en etapa de diseño, la mayor necesidad está en ingenieros civiles, constructores o eléctricos. Si se encuentra en etapa de tramitación ambiental o sectorial, se requerirán los servicios especializados de empresas de consultoría ambiental’, dice.

Entonces habrá oportunidades para un sinfín de carreras: ingenieros ambientales y en recursos naturales, biólogos, geógrafos, sociólogos, arqueólogos, ingenieros agrónomos, ingenieros forestales, abogados, ingenieros hidráulicos, geólogos y ecólogos paisajistas, cartógrafos, entre otros.

¿Y los sueldos?

‘Cuando el proyecto entre en fase de construcción, la demanda será de mano de obra’, detalla Freddy Merino.

Según dice, las profesiones asociadas a las funciones de gestión de contratos, logística, prevención de riesgos y medioambiente serán en esa etapa las más requeridas. En este caso, podrán ser contratadas directamente por la empresa ejecutora del proyecto, o vía subcontrato de empresas especializadas en prestar esos servicios.

¿Y cómo andarán los salarios en el sector? ‘Como en todos los rubros, dependen de la especialidad y experiencia del profesional’, dice Merino. Según sus cálculos, dependiendo de las especialización y cargos, los sueldos fluctuarán entre $600.000 y $2.000.000 mensuales.